Efectos secundarios de la mesoterapia

Los efectos secundarios de una mesoterapia bien aplicada, por lo general se limitan a hematomas que desaparecen al cabo de una semana. Si aparecen los hematomas, se recomienda informar al médico que realizó el tratamiento porque pueden ser caldo de cultivo para gérmenes.

Durante el tratamiento, se registra una mínima molestia que viene causada por las inyecciones en las que usan agujas muy pequeñas. Por lo general, estas pequeñas molestias se solucionan con técnicas de distracción por parte del personal que la lleva a cabo. Se recomienda que aquellas personas que tienen un umbral de dolor bajo, usen un analgésico o cremas anestésicas de superficie. Si el dolor es muy intenso es porque ha fallado algo en la técnica, como por ejemplo demasiada profundidad de la inyección, mezcla incorrecta de medicamentos o la inyección de sustancias no válidas o adecuadas.

Por lo general, si la mesoterapia se realiza correctamente, no requiere ni tiempo de recuperación ni el uso de vendajes.

Sin embargo, debido a la amplia demanda que existe, existen laboratorios y farmacias que operan sin las normas de seguridad elementales, utilizando medicamentos que, aunque se venden en formato de ampolla, sólo están indicados para el consumo oral y no para ser inyectados. Por este motivo se han producido casos de infecciones cutáneas después de un tratamiento con mesoterapia, hasta el punto que la mesoterapia ha llegado a prohibirse en Brasil.

Otros efectos secundarios que podrían aparecer son:

  • Sudoración y mareos: en aquellas personas con pánico a las agujas. Por esta razón se suele llevar a cabo el tratamiento con el paciente acostado
  • Lesiones de vasos y nervios con las agujas. Esto se debe a la proximidad de la zona tratada con los vasos y nervios o porque el paciente se mueve cuando le están pinchando.
  • Reacción alérgica. La reacción alérgica puede deberse a una condición previa del paciente o a fallos en la sustancia introducida.

La mejor manera de evitar posibles problemas es que el especialista cuente con una amplia experiencia y sepa por tanto qué medicamentos y fármacos debe de aplicar en cada caso.

No es conveniente que se someta a mesoterapia personas con diabetes, SIDA, cardiopatías, hipertensión arterial, mujeres embarazadas o mujeres que están amamantando.