Antes y después de la mesoterapia

Antes de una sesión de mesoterapia, se puede comer y beber normalmente, pero hay algunos aspectos que deben de tenerse en consideración. Antes de la primera sesión es muy recomendable hablar con el mesoterapeuta para estar plenamente informada acerca del protocolo y la posibilidad de tener alguna reacción alérgica a algunos de los medicamentos que se utilicen.

Antes de salir de casa, se deben quitar de la piel fragancias, maquillaje o cualquier cosmético, para garantizar así un tratamiento seguro, confortable y efectivo.

No se debe de asistir nunca a una sesión de mesoterapia si se está enfermo. El mesoterapeuta deberá estar siempre informado si la persona no se encuentra del todo bien. Si se tiene frío o se experimentan síntomas de un resfriado como fiebre, tos, vómitos, dolor de cabeza, diarrea o molestia general en el cuerpo antes de la mesoterapia, es recomendable cancelar la sesión y pasarla a otro día.

Por su parte, el médico deberá cumplir las normas de higiene básicas antes de la sesión y realizar una adecuada desinfección de la piel. Para evitar bacterias que podrían tener efectos indeseados, se debe de esterilizar a todos los materiales. Las ampollas deben de abrirse en el momento de su uso y tanto el profesional como el asistente médico que va a estar en contacto con el paciente deberá lavarse correctamente las manos con jabón líquido, jabón antiséptico y alcohol gel.

Antes de cada sesión de microterapia, se debe de realizar una correcta antisepsia de toda la piel que se encuentra en la zona alrededor de la zona que se está tratando. Esta antisepsia se debe de efectuar por un médico responsable que tendrá a mano un algodón impregnado en alcohol para desinfectar bien la zona